Aunque la historia de Internet y los canales digitales es relativamente corta, ya tenemos suficientes experiencias y referentes como para aprender de los errores de los demás, así que atento con los 7 pecados que tu marca puede estar cometiendo:

Los 7 pecados del branding digital

 

1 – Visión a corto plazo

Aunque en Internet las cosas cambian rápidamente, tu estrategia debe tener la mira en los objetivos de largo plazo. ¿Sabes cómo va a estar posicionada tu marca dentro de 5 años? ¿Estás pensando en obtener ingresos extra en el corto plazo o tienes la visión de una empresa que tenga un alto impacto en el mercado?

2 – Cerrarse a unos pocos canales

El branding digital no se limita única y exclusivamente al contenido de las redes sociales o unas cuantas campañas en Adwords. Tienes a tu disposición toda una serie de canales para conectarte con tus clientes: el correo electrónico, la mensajería en el móvil, el desarrollo de aplicaciones, etc.

Está muy bien tener un enfoque con respecto a los medios que utilizas, pero evalúa si estás optimizándolos o estás cerrándote las puertas a otros que pueden ser más eficientes.

3 – Dejar de innovar

Hemos sido testigos de cientos de marcas que el público adoraba pero que se estancaron y hoy no son más que historia. Esto no sólo aplica para el desarrollo de los productos o servicios que ofreces, sino que también tiene que ver con la forma en que te conectas con tus clientes. Por más antiguos o fieles que sean tus clientes, asegúrate de impactarlos y ganar su atención con un contenido fresco.

4 – Carecer de identidad

¿Cuál es la diferencia entre tu marca y la de tu competencia? ¿Eres un punto de referencia o eres una gota más en el océano digital? Los usuarios se enamoran y se aferran de las marcas que tienen una identidad propia, que se distinguen por su tono, la imagen que transmiten y hasta la “personalidad” que tienen.

5 – Pensar en vender y no en compartir

Muchas veces las marcas se centran en el uso de canales digitales para ampliar el número de clientes a los cuáles desean llegar, pero se olvidan del uso que realmente tienen.

Un cliente no ingresa a su cuenta en Facebook para ver publicidad o hacer compras. Quiere informarse, entretenerse, reírse con las publicaciones o imágenes de sus amigos. Hasta los bancos se ven más carismáticos en las redes sociales y están cambiando la percepción que tienen los usuarios porque se enfocan en compartir contenido en lugar de ofrecer tarjetas de crédito.

6 – No Escuchar al mercado

A diferencia de otros medios como la televisión donde las marcas se limitan a pagar una pauta publicitaria para impactar al cliente, el entorno digital te permite interactuar, recibir respuestas, comentarios, críticas y sugerencias. Esta es una oportunidad de oro para escuchar a tu cliente y conectarte con sus verdaderas necesidades.

7 – Ausentarse

El hecho de que el branding digital sea prácticamente gratuito no significa que te puedas dar el lujo de desaparecer. Un usuario recibe muchísima información diariamente, así que más te vale que lo estés impactando o tu marca corre el riesgo de pasar al olvido.

Etiquetas:

Categorias: Marketing En Internet